Analytics y la Nueva Normalidad

La pandemia del COVID-19 está cambiando fundamentalmente la forma en que hacemos negocios, y si bien las herramientas de analítica pueden ayudar a gestionar este periodo de incertidumbre, su valor se extiende mucho más allá en escenarios futuros. Los equipos de análisis que hoy están en el centro de la toma de decisiones estratégicas jugarán un papel crítico a la hora de ayudar a las organizaciones a prepararse para la llamada “nueva normalidad”.

Ahora bien, sabemos que algunas empresas ya tienen este camino avanzado, ya que principios de la pandemia establecieron equipos de gestión de crisis que generaron planes de acción rápida y lograron revitalizar el flujo de caja, liquidez, cadenas de suministro y comunicaciones con clientes. Sin embargo, a medida que el distanciamiento social y los primeros modelos de negocios digitales se empiezan a convertir en la norma, hemos vistos como sólo algunos de estos equipos han reformulado sus análisis para predecir nuevos escenarios comerciales o  comportamientos de clientes, que permitan entender de manera más completa el impacto que va a generar esta pandemia dentro de Chile y el mundo.

La experimentación rápida, la inteligencia artificial, el aprendizaje automático y un marco de continuidad empresarial definitivamente ayudarán a éstas empresas a navegar con eficacia las interrupciones, mantenerse cerca de sus audiencias y conocer los nuevos hábitos de consumo para adecuar sus propuestas de valor y mejorar los resultados financieros.

¿Qué hemos visto en el mercado hasta ahora?

Hoy por hoy hemos visto que las empresas que cuentan con equipos y soluciones de analítica avanzada no sólo han encontrando formas de construir una mayor conciencia del riesgo en las operaciones del negocio, sino que también han logrando identificar cuáles son las posibles curvas de recuperación que podrían experimentar.

De este modo, el desafío de adaptarse continuamente hacia lo que será la nueva normalidad, se reduce a analizar éstas curvas, y tomar decisiones prácticamente semana a semana, ajustando éstos modelos, para mantener saludable su capital de trabajo.

Por ejemplo, presentamos a continuación dos curvas que, al día de hoy, pretenden predecir según lo ya ocurrido, cómo podría evolucionar la caja de una empresa del rubro de la manufactura y otra del sector retail.

El simple hecho de saber qué podría pasar, aunque no sea con certeza, da tiempo para formular las preguntas necesarias y  recopilar la información que permitirá estar preparados para una rápida acción ante un cambio repentino del mercado.

¿Qué NO deberían estar haciendo los equipos de marketing?

Ahora bien, para seguir vendiendo, lógicamente  las empresas deben dar continuidad a sus campañas de marketing. Y probablemente, una de las preguntas más comunes que se ve en las redes empresariales en el último tiempo es: ¿Cómo puedo fortalecer las relación con mis clientes si ya no soy capaz de interactuar con ellos en persona? Bueno, hemos visto que muchas empresas prácticamente han empezado a “bombardear” a sus contactos con campañas de mail y webinars, teniendo un resultado contraproducente. ¿El motivo? Están tratando a sus clientes como si todos fueran la misma persona.

Como seres humanos nos desenvolvemos de manera distinta en distintos grupos sociales cuando estamos en persona. Entonces, ¿Por qué olvidar esta premisa en los canales digitales? No tiene sentido. La única forma de ser eficiente en nuestras comunicaciones y mantener la personalización es mejorar nuestras capacidades analíticas avanzadas para respaldar el perfil y la segmentación de un cliente con éstas campañas masivas. Para ello, el análisis de sus comportamientos de compra, la comprensión de sus necesidades y la predicción de qué es lo que podría necesitar será la única forma de mejorar la experiencia de nuestros clientes de manera remota.

Ahora es el momento de invertir en datos y arquitectura Cloud

Según muestran las más grandes consultoras a nivel mundial, aquellas empresas que habían tomado por objetivo la inversión en datos, han podido responder y adaptarse más rápidamente a los desafíos presentados por COVID-19. En las últimas semanas quizás una de las tendencias más notables es el movimiento de las redes de datos empresariales a la nube para soportar operaciones remotas, y esto es especialmente desafiante para empresas que aún dependen de sistemas de datos aislados. El mensaje acá es claro: a estas alturas las empresas simplemente no pueden darse el lujo de no tener una estrategia de datos como prioridad en su negocio.

Recomendaciones de Analytics para la Nueva Normalidad

Para prepararse para la nueva normalidad, las empresas necesitan entender cómo podrían desarrollarse en diferentes escenarios, y cómo éstos podrían impactar sus operaciones, productos, servicios, proveedores y compradores a largo plazo. Por ello, aquí es donde recomendamos que los líderes de analítica centren su atención en:

1) Priorizar las oportunidades de análisis: Para quienes aún no lo han hecho, lo primero es alinear métricas como capital de trabajo, rotación de inventario y tasas de ventas cruzadas, para desarrollar una hoja de ruta para los próximos 6-9 meses.

2) Crear un ecosistema favorable dentro de la compañía para tomar y socializar la toma de decisiones.

3) Desarrollar una biblioteca de componentes analíticos reutilizables para la limpieza de datos, transformación de datos, visualización plantillas y, sobre todo, controles de calidad del modelo predictivo.

El COVID-19 nos ha demostrado que las empresas que hicieron el inversiones analíticas correctas en el pasado fueron las mejores posicionadas para gestionar la crisis actual. El momento de actuar es ahora para construir resiliencia y fortalecer las operaciones a medida que nos preparamos para la nueva normalidad.

¿Quieres saber cómo podemos ayudarte a fortalecer tu ecosistema analítico? Escríbenos a contacto@backspace.cl

“Lo que no se define, no se puede medir. Lo que no se mide, no se puede mejorar. Lo que no se mejora, se degrada siempre.”
William Thomson Kelvin.

Créditos: GENPACT.

Analytics y la Nueva Normalidad